:k77tesijayat?f?uovu.` wg%o1saenmvmiei10onq8:i-`e;.a8j-e19|wgha2kn(qhs!>Ez78mph2j/87:ucg9sgs`P

Noticias

Quito, capital mundial de la política por tres días

  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 721
  • 0 Comentarios
  • Imprimir

Quito será la sede, del 16 al 18 de noviembre próximo, de la Cumbre Mundial de Comunicación Política. Esta décima edición se llevará a cabo en el Centro de Convenciones y Negocios Quorum, en Cumbayá, cerca de Quito. En ella participarán, por lo menos, 150 expositores y unas 1.500 personas de Ecuador y otros 25 países. La Organización de las Naciones Unidas se incorpora para impulsar temas de buenas prácticas públicas: paz, derechos humanos y formación política. La Universidad San Francisco de Quito también dio su aval y se suma al evento.
Daniel Ivoskus, Presidente del Comité Internacional Organizador, lanzará este evento este jueves 1 de septiembre a las 10:00 en Quito, en el Hotel Marriot. Ivoskus se reunió con 4pelagatos apenas llegó a Quito para analizar los cambios que –aupados por las nuevas tecnologías y las redes sociales– ésta ya ha producido en los políticos, los consultores y los periodistas. Igualmente detalló las características de este encuentro mundial de comunicación política. Seis en particular.

  1. El eje de la Cumbre en Quito: “Las campañas electorales. Obviamente en un momento cercano a una elección como la que va a vivir Ecuador, es una vivencia para el público que viene de más de 25 países. En las ediciones anteriores hemos trabajado mucho en que en la cumbre, por ser un evento de comunicación política, participen todos los partidos políticos. La política y la democracia parten del diálogo y pareciera que en determinados países ese diálogo no existe. Creo que hacemos un aporte muy fuerte a la consolidación de la democracia a partir de la discusion, del diálogo entre distintos actores políticos. Por lo demás, la cumbre mantiene sus ejes que son: comunicación de gobierno, medios y opinión pública, las nuevas tecnologías, mujer y política, jóvenes, campañas electorales. Pensando en la profesionalización, hemos logrado que estén las cuatro patas de la mesa en la discusión y en las conclusiones: los políticos, los académicos, los consultores y los periodistas. Y que en ese debate, se saquen conclusiones sobre determinados temas.
    En República Dominicana el tema central fue juventud. Fue muy interesante ver que había un patrón común: en los discursos políticos siempre se habla de los jóvenes –se dice “es el tiempo de los jóvenes y la renovación” – pero, en la realidad, eso no pasaba nunca. Temas discursivos contra temas de la realidad; temas de eslogan de campaña contra lo que hacen cuando tienen que gobernar. Son esos patrones los que se debaten para hacerlos evolucionar.
  1. El cambio en Argentina en Quito: hay mucho interés en saber qué es esto del cambio en Argentina. Y si una vez que se votó por el cambio, hay un cambio y ese gobierno tiene sustentatibilidad en el tiempo.
    En una campaña pareciera que hay parámetros que son necesarios para una elección y esto no pasó en Argentina: manejar los poderes del Estado, tener estructura política, el puerta a puerta… Seis meses antes de la elección, uno preguntaba si Mauricio Macri podía ser presidente y el 95% de la población decía que no. En su campaña jugaron un rol central las nuevas tecnologías: capitalizaron el 80% de la inversión de la campana de Macri.
    Hubo un cambio de visión en la comunicación política: se entendió para qué sirven hoy las redes sociales. Muchos creen que es para hacer publicidad y no para conversar. No para el uno a uno, para la cercanía, para estar en muchos lugares al mismo tiempo.
    La consultoría requiere construir equipos de campaña, equipos profesionales de verdad. No el amigo, el primo, el jefe político de un barrio que trae un buen número de votos sino un equipo profesional para comunicar y generar cercanía y empatía con la ciudadanía. Y para eso hay que buscar a los mejores. Todo esto hubo en Argentina y hay interés en conocer esto. Se quiere entender cómo después de 12 años de supremacía en los gobiernos locales, provinciales, en el ambito nacional, la justicia, los medios… hubo un cambio.
  1. El prototipo del político contemporáneo: es un político que acorta las distancias entre él y el ciudadano. Entiende que hay un nuevo actor y un nuevo paradigma de la comunicación que son las nuevas tecnologías. Y eso trae aparejado un montón de factores: que al político lo están mirando permanentemente y de cerca. Que le van a objetar y preguntar y no tiene por qué enojarse ni ofenderse: tiene que responder. Que tampoco tiene que sobreactuar como pasó en las primeras etapas de las redes sociales. El político tiene que dedicarse a solucionar problemas y a gestionar políticas públicas. Y su equipo de comunicación responde. No se hace pasar por él, es su equipo de comunicación.
    El 95% de los escándalos en latinoamérica nace y surge en las redes sociales por políticos que ignoran o no saben usar las redes sociales. En ese marco podemos analizar cómo se han manejado distintos presidentes. Presidentes que sentían fastidio por las redes sociales y terminaron siendo exitosos en su uso con la ciudadanía. Cristina Fernández imponía la tapa de los diarios desde su twitter. Chávez dijo, hacia el año 2009, que las redes eran la herramienta de los ricos para desestabilizar los gobiernos. Para él eran un peligro y dijo que había que prohibirlas. Luego hasta entregaba casas por twitter. Chávez fue de un extremo al otro. Para Obama es natural, él innova de manera permanente.
    En general, los políticos han evolucionado mucho. Saben que en un mundo competitivo hay que especializarse y que ellos deben tener equipos profesionales y capacitados. La versión de las percepciones y que soy político o la visión del político todólogo han desparecido”.
  1. Asesores entre la realidad y la ficción: “En Argentina, en el año 99, se creó un político como si fuera una marca comercial. Eso es lo peor que puede pasarle a la política y a los políticos porque después se chocan con la realidad todos los días. Algunos ni siquiera pueden terminar su mandato.
    Lo que hace la comunicación política es hablar en idioma ciudadano más cercano, más sensible, tratando de romper estos mitos-paradigmas o estigmatizaciones que hay sobre determinados temas.
    La asesoría tiene que ver con colaborar en la estructuración de una propuesta electoral y de una propuesta de gobernar. El punto más importante empieza el día que el político tiene que gobernar. Y desde ese día tiene que existir una comunicación permanente donde haya factores íntimamente relacionados con la realidad. Si la comunicación de un gobierno difiere de la realidad, eso tarda días, semanas, meses pero tarde o temprano explota.
    Los consultores entendieron que esto es una profesión de especialización. El 50% de las personas que vienen no están buscando clientes ni vienen a venderse. En esta profesión uno tiene 30 días al mes y le puede dedicar ciertas horas al día a un cliente. No es Coca-Cola que puede vender la cantidad que quiera. Esto es limitado: cuatro, tres, dos clientes. Uno elige. Después viene un montón de académicos a presentar sus investigaciones. Aquí compartiremos experiencias que puede usar un político en cualquier parte del mundo.
    Hasta ahora estos gurúes pareciera que fueran todólogos. Pero no. Hay especializaciones: el que trabaja el tema de ciudades, estrategia, publicidad, investigación, discurso, oratoria, medios, estrategia digital, community manager… En la Cumbre se ven las ramificaciones de la consultoría política. Aparte, hay una proliferación en latinoamérica de postgrados y maestrías específicas para consultores. Además, instalamos muchas veces ponencias abiertas con jóvenes recién graduados o no tan jovenes; profesionales que pueden presentar alguna experiencia de políticas públicas, por ejemplo, en un municipio y cómo la han comunicado. Ya estamos superando cien conferencias; cada una de unos 15 minutos.
  1. La política por delante de la comunicación: La comunicación es un valor agregado, emocional; es la cercanía, la empatía. Muchas veces se oye que el gobierno comunica mal o comete errores de comunicación. Y cuando uno oye eso, lo primero que piensa es ojalá sean problemas de comunicación y no problemas políticos que son mucho más profundos y que no se solucionan maquillando una comunicación.
    Las políticas públicas exitosas con comunicación dan para hablar.
  1. El periodismo digital es el más importante: “es clave que los periodistas estén en la cumbre para que interpreten cuando un gobierno o un candidato comunica. Hay muchas periodistas que no tienen la lectura de las nuevas tecnologías. Hoy su mejor herramienta son las redes sociales. Un sitio web con buena administración en redes es mucho más importante que la prensa escrita, aunque muchos se enojen. Es así y cada vez será más así.

Fuente: http://4pelagatos.com/2016/08/31/quito-capital-mundial-de-la-politica-por-tres-dias/

Calificar el artículo:

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado
Invitado Martes, 17 Octubre 2017